Me considero un hombre muy sexual, no puedo estar sin tener relaciones excitantes, me da la vida y no pienso renunciar a ello. Estoy casado y mi matrimonio es aparentemente feliz, pero sin embargo voy de escort casi todos los meses. ¿Cuál es la razón? Pues simple, quiero a mi pareja, pero necesito tener sexo con cuerpos nuevos y con prácticas excitantes.

Aunque puede parecer extraño, para mí el matrimonio a nivel sexual me parece aburrido y tampoco soy liberal en el sentido de que quiera que mi mujer y yo tengamos relaciones con otras parejas, prefiero salir yo solo tener sexo con una o varias escort (adoro los tríos), quedarme a gusto y seguir con mi vida.

En esta ocasión buscaba estar con una escort en Barcelona de nacionalidad asiática, hacía mucho que no estaba con una y creo que el verano despierta en mí los instintos más básicos. Me puse a buscar como siempre en Internet y vi a una tailandesa simpática y con unos pechos enormes.

No dudé en tomar el teléfono y hablar con ella para concertar una cita, me dijo que en estos momentos atendía en una casa con otra amiga. Le propuse el viernes después de comer para quedar en su casa y me dijo que sí.

La semana se hizo larga y las ganas muchas, de hecho, estaba tan salido que con mi mujer tuve relaciones de lo más pasionales. Una vez acabado el trabajo me fui para allá, una ducha y a tener muy buen sexo que encima también tenía masaje incluído.

En un momento en que estaba yo haciendo el amor abrió la puerta la amiga creyendo que estaba sola y nos pidió disculpas. Estaba tan cachondo que le pedí si se unía, y me empezó a comer los huevos mientras penetraba a su amiga a cuatro patas, podéis imaginar el placer que sentí, iba solo para una hora y acabé 3 horas y dejándome más dinero del que debería.

Lo bueno es que mi mujer tenía cita con amigas y yo iba a ver a mi equipo de rugby, por lo que la jugada salió redonda y pude tener una tarde que fue totalmente redonda.

Por la noche le dije a mi mujer que tenía el cuerpo roto y no estaba para más sexo. Estaba totalmente roto, si hacerlo con una mujer es cansado, imaginaros dos, pero eso sí, dulce placer el que pasé con una escort en Barcelona que resultaron ser dos.

La chica tiene un trasero de película y es que cuando consigues dejar de mirarle el culo te sonríe con esa cara de niña buena que te vuelve absolutamente loco.

Entre las sábana es una de las mejores chicas entre las escorts en Madrid que he probado. Aunque me confesó que lleva poco tiempo haciéndolo y a pesar de tener solo 23 años dice que el sexo siempre le ha encantado. No podía ser de otra forma con esa cara de pilla que con el rato se convierte en perversa.

culito-cleopatra-escortsCuando deja atrás esa inocencia, se convierte en una bomba que destaca entre las Escorts en Madrid. Gabriela no tiene ningún reparo y te da besos apasionados y profundos sin importarle.

Comparte su placer. Puedes verlo cuando miras esa cara preciosa y su cuerpo perfecto, de anuncio. Aún así, no deja de ser cálida y se interesa por ti mientras poco a poco te seduce y sin darte cuenta ya no te queda una sola pieza de ropa encima.

Me atrevería a decir que sus nalgas son casi perfectas. No se donde ha salido esta maravilla. Durante nuestro encuentro decidí que no quería olvidarme de esa cara tan bonita pero tenía ganas de que me diese un poco de caña. Le pregunté si tenía algún reparo en hacer francés natural y me contestó que no. Puesto que tengo experiencia en la cama y mucho control sobre mi cuerpo la avisé y desperté una parte de Gabriela que no había conocido hasta ese mismo instante.

escort-de-lujo-madridSe lo tomó como un reto y desde entonces es para mí una de las mejores escorts en Madrid. Me atrevería a decir, incluso, la mejor. Se desabrochó los 3 primeros botones de su camisa azul y se recogió su melena lisa y castaña en una coleta dejando cayera hacia el lado. Tenía mucha pinta de universitaria y eso me volvía loco. Coqueteó conmigo hasta ponerme bien duro y cuando lo consiguió siguió dándome placer sin detenerse un segundo. Boca pequeña y húmeda y muchas ganas es una combinación difícil de resistir. Mientras me hacía una felación podía ver como sus preciosas tetas botaban sin parar mientras aún llevaba la camisa puesta. Tras un buen rato, Gabriela vio que ya había tenido bastante y terminé en su pecho mientras agarraba bien fuerte la tela de su camisa azul y la acercaba a mi.

Cuando terminamos, se acercó a mi oído y me confesó que lo hacía porque ha sido su fantasía durante muchos años. Tras esa confesión, Gabriela se convirtió en mi preferida entre las escorts de Madrid.

Estamos en verano, lo que a parte de ser sinónimo de playa y vacaciones, también es sinónimo de eventos, fiestas, cenas, etc. Para algunos, asistir a estos eventos no es nada divertido, sobretodo para los solteros cansados de rechazar invitaciones a eventos por no tener una pareja con quien ir.

 

Pues bien, existe una solución rápida y placentera para momentos como éste. Sólo es necesario acudir a páginas de anuncios de escorts y putas, y contratar una chica de compañía. Y es que con el alto ritmo con el que vivimos nuestras vidas, puede ser difícil encontrar pareja, cada vez cuesta más encontrar huecos en nuestras agendas para socializarse y conocer a nuestra media naranja.

Continue reading

Un fin de semana sin mujer y sin niños en Madrid, tranquilidad al fin. Llegaba el viernes del trabajo con mi periódico deportivo favorito y con la única preocupación de ir al supermercado a comprar comida y bebida para ver la final entre Madrid y Atlético del sábado.

Una nueva vecina

Una vez duchado, me disponía a bajar para hacer la compra y coincidí con la vecina de arriba. Hacía pocas semanas que había llegado al vecindario, era una mulata de unos 20 años curvas y sensualidad desbordante. En el ascensor me saludó y hablamos, le daba la bienvenida al vecindario y que si alguna vez necesitaba ayuda que llamase. Ella muy amable me dijo que ayer había hablado con mi mujer y que le dijo lo mismo.

Nos reímos sobre lo amables que éramos en el vecindario. La verdad que era algo raro pues mi bloque era bastante impersonal y había algunos vecinos mayores que no saludaban a nadie y siempre se quejaban de todo. Ella me dijo que iba también al supermercado, así que fuimos andando, me preguntó que hacía todo el fin de semana solo, a lo que le respondí ¿cómo lo sabes? Su respuesta fue que ya se lo había dicho mi mujer…

Me miró con una sonrisa muy morbosa y sensual… de esa manera que sabes que, aunque no deberías al final terminas preguntando ¿y tú que haces, quedar con el novio? Ella me dijo que no, que estaría aburrida, no conocía a nadie en la ciudad.

¿De que trabajas? Una pregunta normal a la que ella me respondió espontáneamente “de escort”, me quedé “parado”, no sabía que responder… ella lo solucionó con un ¿si te animas a pasarlo bien vemos el partido y después juegas el descuento conmigo…

Supe cambiar la conversación e hicimos la compra como si nada se hubiese dicho, llegamos al portal de regreso y le ayudé a subir a casa la compra. Allí en la cocina se agachó a sacar las bolsas y se le veía su tanga blanco en el que se trasparentaba su sexo. Se dio cuenta de que lo miré y me dijo ¿ves cómo está de empapado? Me abalancé sobre ella y tuvimos sexo en la cocina, luego en el baño y pasé toda la noche en su cama, ¿cómo acabó el partido? tuve que consultarlo en Internet…

Fuente: Enigma escorts Madrid

Las rupturas sentimentales siempre suelen ser momentos complicados. Intentaba reponerme del fin de una relación que sinceramente me tuvo enamorado como un tonto, de esos amores que cuando tienes casi 40 te hacen sentir como cuando tenías 18. Mentiría si dijera que era un amor muy pasional, digamos que era más bien romántico, a pesar de estar hoy en día curándome las heridas, lo que si tenía claro es que quería volver a tener sexo morboso y caliente como a mí me gustaba.

Al final, por mucho que uno quiera, terminas teniendo el sexo que tu pareja quiere, luchar contra eso es casi imposible. Por lo tanto, quería volver a sentir esa pasión animal y disfrutar de tener sexo por el sexo, desde luego que no iba a solucionar este dolor que tengo en mi corazón, pero algo sí que me vendría bien.

Debía buscar una chica para saciar mi deseo, pero no estaba preparado para irme de discotecas o meterme en una web de contactos, no estaba definitivamente para ese tipo de tonterías. La vía más fácil era buscar una escort que hiciera realidad mis fantasías, por lo que me puse manos a la obra y me puse a buscar en la red de redes una mujer que me gustase. Encontré la web de Felinabcn.es. ¡Totalmente recomendable!

Mujeres escort en Barcelona hay muchísimas, una ciudad multicultural como esta es una de las ventajas que tiene y aún más que es casi imposible que te conozca alguien. Buscaba una mujer latina para tener buen sexo, aunque mi ideal de belleza es más bien eslavo o nórdico, siempre he creído que para tener sexo salvaje y sensual las mejores son las latinas, supongo que la sangre caliente es lo que tiene.

La que más me gustó se llamaba Naturelle, un nombre precioso desde luego, pelo corto y unas tetas preciosas, nada de operadas. La llamé y concertamos cita para el viernes de esa misma semana. Los días pasaban lentos hasta que por fin llegó la noche esperada, fui a su casa, me recibió con una copa y pasamos 4 horas teniendo el mejor sexo que había experimentado en años.

Cuando llegué a casa me pregunté la razón por la que en mi vida el sexo pasó en algún momento a estar ya no en un segundo plano, en un tercero o cuarto. Cosas de la vida supongo, ahora disfruto y quedo con la escort que quiero, una experiencia recomendable si pasáis por mi situación.

Sin rodeos. A todos nos gustan las sorpresas. Y si estás en esta página un poco ya sabes de qué hablamos… 😉  Porque en el sexo una cosa es lo corriente y lo que todo el mundo hace y luego está ese universo de fantasías y de prácticas al margen de lo común que son las que nos hacen disfrutar como auténticos locos.

 

Y claro está, el sexo anal es una de las tierras prometidas. ¿Lo has probado alguna vez? ¿Te dolió o conseguiste disfrutar? Te contamos los secretos para que si es la primera vez o si quieres mejorar la experiencia, el anal realmente te lleve a la cima del placer. ¡No pierdas detalle!

Guía para el placer anal

Relájate

Es la clave para que todo vaya bien. Si no estás convencido/a o no te motiva del todo mejor no lo pruebes ahora, porque será una experiencia negativa que no querrás repetir y te perderás el intenso placer de un buen anal. Tampoco te sientas mal por ello. Incluso las acompañantes de lujo, que están acostumbradas a todo tipo de prácticas, se niegan a veces al anal. Así que espera al momento adecuado, cuando de verdad te apetezca, y todo fluirá.

 

Motor caliente y bien engrasado

Los dos tenéis que estar muy calientes y quien recibe, muy mojado/a. Aparte los lubricantes y vaselinas van a ser compañeros de cama necesarios para un sexo anal placentero en especial si es la primera vez que lo haces. Y a diferencia de otras prácticas sexuales, el nivel de excitación previo a la práctica en sí va a determinar en buen grado que la disfrutéis o no. Dicho de otra forma, no es como la masturbación, que puedes empezarla con la cabeza puesta en otra cosa y sin estar demasiado cachondo/a, que el roce te va a acabar poniendo muy caliente. En el anal primero debes tener la mente para ello y luego poner el cuerpo al mismo nivel.

 

Los preliminares

Son muy importantes para un buen anal. Como la penetración no es tan fácil como en el vaginal, acaricia la zona, bésala, introduce la lengua y poco a poco ve introduciendo los dedos (con lubricante) para que se vaya dilatando. Y entonces viene la parte más interesante…

 

Penetrando

Lento y suave. Así debes hacerlo. Y a la vez quien recibe puede hacerlo más fácil separando las nalgas. Se trata de que poco a poco se vaya introduciendo el pene y el ano se vaya haciendo a ello, hasta llegar al final. Una vez dentro ya sí se puede empezar a cabalgar, a meterla y a sacarla, a darle intensidad. Pero siempre según esté la persona que recibe, para que la experiencia sea placentera.

 

Elige bien la postura

Para empezar, la cuchara es perfecta porque es una postura muy cómoda para la penetración y porque los dos cuerpos están muy cerca. Va a haber mucha temperatura. Cuando tengas más práctica en el anal hay dos posturas especialmente que den mucho placer, el perrito y la profunda, que van a haceros sentir mucho.

 

Y juega con el resto del cuerpo

El culo —besarlo, chuparlo, meterle la lengua, los dedos y luego el pene— es una parte muy importante, claro, pero no olvides las otras zonas erógenas. Con el anal también se estimula la vagina por proximidad pero no es muy común que sólo con esto la chica llegue al oargasmo así que si queréis que se corra lo mejor es masturbar a la vez el clítoris, elevando también el placer de toda la práctica.  

Si te ha gustado el post, ¡compártelo en redes sociales!

Con 35 años mi marido tuvo un accidente cardiovascular y, como consecuencia de ello, sus facultades sexuales quedaron muy mermadas: le costaba mucho tener una erección y, cuando lo conseguía, no la podía mantener durante mucho tiempo.

Yo pensaba que el sexo no era tan importante y que con el tiempo mi marido se recuperaría algo, pero me equivoqué en ambos casos. Mi marido, en cambio, fue consciente del problema desde el primer momento y, sin rodeos, me dijo que probara los masajes eroticos, que me echase un amante, que fuese discreta y que cuando lo hiciese se lo dijese porque prefería saberlo.

Yo le dije que no dijese tonterías, que lo quería y que el sexo no era tan importante. Durante más de
un año nuestras relaciones sexuales fueron prácticamente nulas. Apenas podía penetrarme y cuando lo conseguía nunca llegaba al final, por ello, comenzó a masturbarme, al principio con la lengua y con sus dedos y después con dildos. Para excitarme, mientras me masturbaba, mi marido me contaba historias imaginadas en las que siempre acababa haciéndolo con desconocidos. Al principio me negaba a que me dijeses aquellas cosas, pero después descubrí que él también se excitaba con esas historias y lo consentí y, alguna vez, yo participaba en aquellas fantasías aportando situaciones. En aquellas sesiones me excitaba muchísimo y tenía buenos orgasmos, por lo que, creía estar satisfecha sexualmente.

Continue reading

Llamo Gabriela y tengo 18 años. Lo que les voy a contar fue lo que me sucedió en quinto de secundaria, cuando conocí a Mariana. Yo era nueva en el colegio y Mariana fue la primera chica con quien simpaticé desde el principio. Me gustaba juntarme con ella, descubrimos que nos gustaban las mismas cosas: música, actores, películas, teníamos casi las mismas opiniones,… Ella se sentaba en la misma carpeta que yo y era muy guapa. Un poco más baja que yo, de tez blanca, cabello castaño largo, sonrisa de niña traviesa y un cuerpo impresionante: tetas grandes,aunque no mucho,pero provocativas, y un culito empinado y precioso. Pero Mariana no tenía como único atributo su cuerpo; también era muy simpática, muy amena, y podías conversar con ella sin aburrirte. Me alocaba su ternura. De más está
decir que me gustaba mucho. Yo no me atrevía a decírselo y es que ella estaba tan enamorada de su novio que yo temía su rechazo. Pero sí iba a visitarla a su casa algunas veces por la tarde. Escuchábamos música, veíamos la tele, e incluso me presentó a una amiga de su barrio, Alejandra, con quien también lo pasábamos bien.

No sé cómo pero Mariana notó mis actitudes hacia las chicas. Me lo preguntó directamente, un día durante la hora del recreo en el colegio, en un rincón aparte. Sabía que podía confiar en ella y le dije que sí, que me gustaban las mujeres. Como predije, no lo tomó de mala forma y me dijo que podíamos seguir siendo amigas de la manera más normal y que no se lo contaría a nadie. La adoré más que nunca y mis esperanzas de poder ser su pareja aumentaron.

Continue reading

Antes que nada quiero contarles como soy como empezó todo:

Tengo 35 años y la verdad es que no soy una gran modelo, en verdad soy gordita; en realidad
bieeeeen gordita, aunque bonita, mido 1,58 y peso 90 kilos, aunque aun estoy durita. soy rubia de
ojos verdes y super blanquita, tengo un buen culo y buenas tetas, vamos que aunque no sea ninguna pornostar, podría ser perfectamente una de las actirces de esos videos x que vemos por internet. Todo empezo como a continuacion les relato:

Por el hecho de ser gordita me entro la pretencion y empece a ir a clases de aerobica que dan en el
trabajo como parte de actividades extralaborales. fue así como despues de una clase, obviamente habia que darse una buena ducha, la verdad es que estaba super traspirada así que lo único que
queria era una lavarme. les cuento que las duchas están como en un pasillo largo y que no están
separadas, a lo cual no le di mucha importancia pues somos todas mujeres, ese día no había nadie mas en las duchas, pues me había quedado conversando con la profesora y ya todas se habían ido (aparentemente).

Continue reading

Hay experiencias muy intensas esperándonos. Como tener una noche de sexo intenso con enigma escorts. Como probar la dominación-sumisión. Como hacerlo en lugares públicos. ¿Y lo has probado ya en el cine? Pues estás en el sitio justo para que te contemos un poco más del tema. La puesta en práctica ya es toda tuya. Y de las enigma escorts, si te dejas caer por su casa… La verdad es que no dejan de ser experiencias harto recomendables…

 

Lo que tienes que tener en cuenta entre butacas

Hay que tener algunos conceptos claros para que el sexo en el cine sea todo lo excitante que quieres que sea pero sin que te saquen de la oreja de la sala por escándalo público. Así que toma nota.

 

Evita la hora punta

Sí, esto no es la caravan de primera hora de la mañana pero el concepto es el mismo. Evita las horas de máxima afluencia y todo irá mejor. Porque evidentemente el aliciente de hacerlo en el cine es el riesgo de que os pillen, saber que hay gente que os puede ver y oír… pero tampoco quieres que toda la sala esté pendiente de lo que hacéis. Así que elige la peli de las cuatro de la tarde o de las doce de la mañana un sábado y habrá menos miradas indiscretas y menos riesgo de que te pillen.

Continue reading

next posts >>